Sesshū Tōyō (雪舟等楊) , conocido también como Sesshū, fue un excelente artista del siglo XV japonés (1420 – 1506), que creó las mejores pinturas monocromas en tinta china y el paisajes de su época, sin marcar su obra de la función religiosa imperante en la época.

Retrato de Sesshū Tōyō 

Nació dentro del clan Oda, en el seno de una poderosa familia samurai, en la provincia de Bitchū (actual prefectura de Okayama). Se convirtió en un monje zen en 1431, a la edad de 11 años, y estudió en el templo Hōfuku-ji, en la ciudad de Sōja. En 1440 se trasladó al templo Shōkoku-ji en Kioto, en donde continuó sus estudios zen y aprendió pintura de parte del monje Tenshō  Shūbun. En esta etapa, viajó un par de años a China e imitó las técnicas de los pintores paisajistas chinos de la dinastía Sung, tales como Ma Yuan y Xia Gui.

El emblema (mon) del clan Oda

Su pintura se inspiraba mayoritariamente en la naturaleza, que representaba con maestría en sus pinturas. A menudo pintaba en formato de rollo horizontal para colgar o en grandes biombos.

Sus obras provocan un gran impacto visual por su habilidad en el uso del pincel y la tinta, mezclando trazos densos y delicados, jugando con las tonalidades, esbozando lineas cortadas con contornos y una estructura equilibrados. Supo crear magistralmente superficies suaves, brumosas o acuosas.

A pesar de que nunca disfrutó del favor del Shogún, después de retirarse a la isla de Honshu en 1464, logró obtener el apoyo de un importante señor feudal que comerciaba con China. Este hecho le permitió viajar por China durante el año 1467. Allí entró en contacto directo con la pintura paisajistica tan famosa en ese país y pudo abrir su propio estudio, el Unkoku-an.

Cuando volvió a Japón, estableció su nuevo estudio en Kyūshū, incorporando en él y con su propio estilo, lo aprendido de los maestros paisajistas chinos y japoneses.

» He visto muchas veces [las pinturas de Josetsu y Shūbun], he valorado cada vez más la calidad de su ánimo y su conocimiento y siguiendo sus pasos, he pintado sin pesares»

PAISAJE EN TINTA QUEBRADA

La energía de la pincelada de tinta negra, decidida y cortante definen esta excelente obra.

La parte superior del rollo contiene en los seis primeros escritos, valoraciones añadidas por seis monjes Zen. Debajo de eso, aparece escrita una autobiografía de Sesshū , dando las gracias a sus maestros, Josetsu y Tenshō Shūbun. Destaca la importancia de la relación de la pintura y la naturaleza y narra su viaje a China.

Paisaje en tinta quebrada, 1495.
Rollo vertical.
Tinta sobre papel.
147,9 x 32,7 cm.
Museo Nacional de Tokio

Según la tradición zen, Sesshū creó y regaló el dibujo a su alumno Soen, llegado desde el templo Engakuji de Kamakura, a modo de certificado por la finalización de los estudios que lo convertía en un artista independiente.

La técnica pictórica usada se llama Haboku, tinta quebrada. Se obtiene sobreponiendo una pincelada de tinta espesa a una primera capa de tinta todavía mojada.

FLORES Y PÁJAROS EN LAS CUATRO ESTACIONES

Se trata de una pareja de biombos de seis cuerpos del siglo XV.

1º BIOMBO – OTOÑO E INVIERNO

La hoja derecha del segundo biombo representa el otoño con crisantemos e ibis floreciendo. Volando en el cielo hay una pequeña garza más blanca que la nieve, que cubre gradualmente el paisaje por la izquierda y marca el pasaje del otoño al invierno.

En el lago, una pareja de patos mandarines y un paisaje todavía nevado. En la izquierda, la primavera vuelve a la llamada de la peonía rosa y de un ciruelo en flor, que divide la escena en diagonal. Abajo aparecen dos garzas medios escondidas, una madre con su pequeño descansando sobre una rama, una aguzanieves.

Color sobre papel.
181,6 x 375,2 cm
Museo Nacional de Kioto

2º BIOMBO – PRIMAVERA Y VERANO

Se trata de una pareja de biombos de seis cuerpos, pintados a colores con el tradicional tema de las flores y los pájaros en las cuatro estaciones. La rica composición se lee empezando por el extremo derecho de la derecha, siguiendo hacia la izquierda.

A la derecha se aprecia la exuberante primavera. Dos grullas manchúes de cresta roja, dos estorninos apoyados sobre el tronco de un pino retorcido y bajo sus ramas, una cameja salvaje de color rojo en flor.

A la izquierda se representa el verano. En la parte inferior se puede ver una flor de loto abierta. En el cielo y en a rama del pino, se pueden ver dos hermosas golondrinas

TAMBIÉN TE PUEDEN INTERESAR LOS SIGUIENTES ENLACES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios analizando su navegación en nuestra web y cómo interactúa con nosotros para poder mostrarle publicidad en función de sus hábitos de navegación. Para consentir su utilización, pulse el botón “Acepto”. Puede obtener más información consultando nuestra Política de Cookies, o puede gestionar sus Preferencias de Cookies.    Política de Cookies
Privacidad