El mejor papel para acuarelas se hace cuidadosamente con trapos de lino con un pequeño porcentaje de algodón, hervidos, deshilados y batidos para preparar las fibras. El material adquiere así la forma de una pulpa suave y fluida. La pulsa se extiende en capas dinas, se seca y se prensa. No se emplean químicos, salvo ciertos blanqueadores, en el proceso si se quiere fabricar un papel de calidad. El blanqueador se neutraliza por medios que no dejen residuos en el papel.

En el Antiguo Egipto se escribía sobre papiro desde antes del año 3000 a.C. Se fabricaba con un vegetal muy abundante en las riberas del río Nilo, el Cyperus papyrus.

Posteriormente, en la antigüedad grecorromana (332 a.C. hasta el 30) , el papiro compartió popularidad con el pergamino, que prevalecería en Europa durante la Edad Media (Período comprendido entre los siglos V y XV) . El pergamino consistía en pieles de becerro, oveja, cabra o carnero curtidas con cal​ y preparadas para recibir la tinta. No obstante este proceso resultaba costoso, por lo que a partir del siglo VIII se acostumbraba a borrar los textos de los pergaminos para reescribir sobre ellos (dando lugar a los palimpsestos), perdiéndose de esta manera una cantidad inestimable de creaciones.

La vitela o pergamino se fabrica con piel de ternero, de cabra o de oveja recién nacidos. El pergamino es un material más barato que la vitela, pero en la practica no hay distinción entre ambos. Cuando se mojan con agua, absorven una gran cantidad y se vuelven blancos y plegables. Tensados, secos y sometidos a operaciones de acabados, constituyen un soporte excelente.

Papel de vitela de 1638

Los papeles empleados en el Renacimiento italiano ( durante los siglos XV y XVI,) no contenían blanqueadores, ese efecto lo conseguían exponiendo el papel a largas exposiciones al aire y al sol.

En China escribían utilizando una punta rígida sobre tiras de madera o bambú, pero estos materiales no facilitaban la escritura, además de que suponían un problema al momento de archivarlos. Después de la introducción del pincel de pelo, se sustituyó el soporte por los primeros intentos de realizar papel a partir de residuos de tela, seda, la paja de arroz y el cáñamo, e incluso del algodón. Se considera tradicionalmente que el primer proceso de fabricación del papel fue desarrollado por el eunuco Cai Lun,​ consejero del emperador He de la dinastía Han Oriental, en el s. II a. C.

Cai Lun

Durante unos 500 años, el arte de la fabricación de papel estuvo limitado a China; en el año 610 se introdujo en Japón, donde se fabricaba el papel a partir de hojas de morus, gampi y mitsumata, y alrededor del 750 en Asia Central. Los artistas asiáticos esperaban que sus dibujos con tinta negra durasen mucho tiempo en condiciones normales de conservación. Para dibujar sobre los papeles chinos, este se apresta con una solución de cola de piel de vaca, que se endurece con alumbre. Algunos papeles japoneses se venden sin esta solución y es el artista quien tiene que llevar a cabo ese proceso

El conocimiento se transmitió entonces a los árabes,​ quienes lo introducirían luego en España en el siglo XI, estableciéndose en Játiva la primera fábrica de papel europea (año 1056).

En Europa, la única materia prima utilizada eran trapos de lino y algodón, por lo que la aparición de la imprenta generó un aumento del uso del papel a partir del siglo XV, provocando una escasez de estos materiales. Aunque se intentó utilizar otros materiales como sustitutos, ninguno fue un éxito comercial hasta 1840 con la introducción del proceso mecánico de trituración de madera para fabricar pulpa, y en 1850 se introduce el primer proceso químico.​

Desde entonces el papel se ha convertido en uno de los productos emblemáticos de nuestra cultura, elaborándose no solo de trapos viejos o algodón sino también de gran variedad de fibras vegetales; además la creciente invención de colorantes permitió una generosa oferta de colores y texturas.

Aunque el papel ahora puede ser sustituido para ciertos usos por materiales sintéticos, sigue conservando una gran importancia en nuestra vida y en el entorno diario, haciéndolo un artículo personal y por ende difícilmente sustituible.

Cuando se ve el papel bajo el microscopio, el papel se ve como una masa de fibras entrelazadas. Al dibujar con lapiz, carbón o pastel, se aproveha la acción erosiva de estas fibras arrancandole partículas que retienen en sus intersticios. Un papel con estas características es muy absorvente, por lo que, antes de dibujar sobre él con tinta, hay que aplicarle una capa de cola. No hay que aplicarle demasiada cola, sino se producirían resultados irregulares. Un papel que no tiene apresto de cola es el secante o el papel de filtro, cuyos grados son la forma más pura de papel y presenta efectos más apagados.

Los papeles antiguos son muy codicioados por los acuarelistas expertos. Lo mismo ocurre con algunos papeles modernos que se fabrican y comercializan actualmente. El grososr es un requisito importante para un buen papel de acuarela. El papel muyl ligero se ondula y abomba, se presa a menos manipulaciones y ono da buenos resultados.

El papel se gradúa según el peso de una sereina (472, 480 o 500 hojas).

El papel fino de uso común pesa 32.6 kiilos, un peso intermedio 40.8 kilos y es necesario tensarlo antes de ser utilizados. El papel de 63.5 kilos es muy grueso y es el gramaje mínimo para acuarela. Este no es necesario tensarlo. Los mejores son los papeles de gramajes de 113 – 181 kilos y son como cartón. Soportan tratamientos fuertes y se puede manipular mucho.

Algunos de los tamaños más utilizados para papeles de dibujo y acuarela son los siguientes:

  • Royal – 4×61
  • Super Royal – 49 x 68
  • Imperial – 56 x 76 (El tamaño más típico)
  • Elephant – 58 x 71
  • Double Elephant – 67×101
  • Antiquarian – 78×134

El grano o textura del papel contribuye mucho al efecto dinal de la acuarela. El color se deposira en los salientes y crea una profuncidad y efecto vibrante que son característicos de esta técnica. Lo más corriente en este caso es emplear papel de grano medio rugoso.

No es recomendable emplear papel barato de baja calidad, permite menos manipulaciones y no se pueden efectuar muchos efectos que hacen atractiva a la acuarela.

Puedes ver todo lo que necesitas saber sobre marcas actuales en el enlace de esta página – https://papeleria-tecnica.net/papel-acuarela/

REFERENCIA BIBLIOGRÁFICA

  • Materiales y técnicas del arte. Ralph Mayer – Hermann Blume Ediciones
  • Wikipedia

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios analizando su navegación en nuestra web y cómo interactúa con nosotros para poder mostrarle publicidad en función de sus hábitos de navegación. Para consentir su utilización, pulse el botón “Acepto”. Puede obtener más información consultando nuestra Política de Cookies, o puede gestionar sus Preferencias de Cookies.    Política de Cookies
Privacidad