Conocidos como disparates o proverbios. Son una serie incompleta de veintidós grabados al aguafuerte y aguatinta, con retoques a punta seca y bruñidor, realizados por Francisco de Goya y Lucientes entre 1815 y 1824, poco antes de abandonar definitivamente España rumbo a Francia.

En ella abundan las visiones oníricas, la presencia de la violencia y el sexo y la ridiculización de las instituciones relacionadas con el Antiguo Régimen ( término que los revolucionarios franceses utilizaban para designar peyorativamente al sistema de gobierno anterior a la Revolución francesa de 1789-1799) y, en general, la crítica del poder establecido. Estas láminas representan un variado mundo imaginativo relacionado con la noche, el carnaval y lo grotesco.

Comenzó esta serie en 1815, año en que fue requerida su presencia ante la Santa Inquisición, por ser el autor de La maja desnuda y La maja vestida, y dentro del proceso de «purificación» provocado por el régimen de terror desplegado por el «rey Felón» Fernando VI episodio que, en la producción de Goya, tuvo su reflejo más específico en la serie de estampas conocida como Prisiones, Suplicios y Libertad.​

La maja desnuda- 1800
Óleo sobre lienzo.
Tamaño: 98 cm × 191 cm
Museo del Prado, Madrid.

La maja vestida- 1800/1808
Óleo sobre lienzo.
Tamaño: 95 cm × 188 cm
Museo del Prado, Madrid.

A continuación vamos a adentrarnos en el mundo de Goya y a ver la historia que hay detrás de ocho de los Disparates o proverbios de esta serie:

  • DISPARATE N.º 2- DISPARATE DE MIEDO (1815 – 1816. Aguafuerte, Aguatinta, Punta seca sobre papel avitelado, Tamaño: 254 x 366 mm)

Representa de manera magistral el miedo irracional. En esta escena se puede ver a un grupo de militares huyendo despavoridos ante la presencia de un falso gigante, de cuya manga asoma el rostro jocoso del hombre que se esconde bajo el disfraz.

  • DISPARATE N.º 3 – DISPARATE RIDÍCULO (1815 – 1819. Aguafuerte, Aguatinta, Bruñidor, Punta seca sobre papel avitelado. Tamaño: 249 x 363 mm)

Un grupo de doce personas están reunidas durante la noche, de un modo bastante absurdo, sobre una gruesa rama de higuera. Todos están escuchando el relato de la persona de la derecha, cubierta con una manta de cuadros.

  • DISPARATE N.º 5 – DISPARATE VOLANTE (1815 – 1819. Aguafuerte, Aguatinta, Estampación con entrapado sobre papel avitelado. Tamaño: 337 x 502 mm)

En esta obra aparece una pareja volando sobre un hipogrifo ( criatura imaginaria híbrida, de apariencia mitad caballo y mitad grifo, que se asemeja a un caballo alado con la cabeza y los miembros anteriores de un águila.) que los mira con cara lasciva. Según las fuentes, algunos estudiosos se refieren a los dos personajes como una pareja de enamorados o por el contrario, hacen mención al hecho de que el hombre haya raptado, con fines sexuales, a la mujer que alza los brazos para intentar libertarse de esa situación.

  • DISPARATE N.º 7- DISPARATE DESORDENADO O DISPARATE MATRIMONIAL (1815 – 1819. Aguafuerte, Aguatinta, Punta seca, Estampación con entrapado sobre papel avitelado, ahuesado. Tamaño: 337 x 502 mm)

Esta lámina toca un tema muy recurrente en las obras de Goya, los matrimonios forzados o por conveniencia. En esta lámina se puede ver como una pareja, representada de forma siamesa, está unida contra su voluntad. El marido increpa a los presentes que contemplan el espectáculo grotesco, protestando por su situación matrimonial de la que no puede huir.

Las dos figuras increpadas de la izquierda, sacerdotes o frailes, representan la aprobación por parte de la Iglesia católica ante tales situaciones. Las siluetas que aparecen al fondo de la escena, se muestran con rasgos animalescos que expresan una maldad que contribuye a torturar aún más a la pareja.

  • DISPARATE N.º 8 – LOS ENSACADOS (1815 – 1819. Aguafuerte, Aguatinta, Bruñidor, Estampación con entrapado sobre papel avitelado. Tamaño: 337 x 502)

Muestra un paisaje nocturno, concretamente un camino por el que transitan quince individuos que han sido involuntariamente entalegados, metidos en sacos. El hecho de que a esos individuos se les limitase la libertad de locomoción y sólo puedan asomar la cabeza fuera de la saca, simboliza cómo el poder inmoviliza al individuo o al grupo disidente.

En primer plano, aparecen seis figuras formando un corro de cara al espectador, el personaje de apariencia digna parece calmar al díscolo individuo que rebulle incómodo dentro de su saca perdiendo el equilibrio y la compostura. Detrás de este primer grupo, otros seis sujetos nos dan la espalda y los tres o cuatro últimos, al fondo a la derecha, se dispersan en la lejanía tambaleándose a saltos en todas direcciones con evidente dificultad.

Los más próximos, aunque decepcionados, aceptan su suerte ante tan embarazosa situación. Este grupo de hombres, puede representar el hecho de que estos hombres hayan sido castigados judicialmente con el exilio, desterrados a cualquier lugar lejano de ultramar. El exilio podría durar unos años concretos o ser un castigo vitalicio para el deportado. El exilio, un hecho que tocó de cerca tanto al artista como a sus amigos.

Esta escena recuerda las inquisitoriales procesiones religiosas con el sambenito que el artista utiliza en otros dibujos y grabados donde el muestrario de cadenas, grillos, cepos, garruchas, perrillos, esposas, trato de cuerda y otros artilugios eclesiásticos nada tenían de simbólicos.

  • DISPARATE N.º 13 – MODO DE VOLAR (1815 – 1816. Aguafuerte, Aguatinta, Punta seca sobre papel avitelado. Tamaño: 254 x 366 mm)

Los hombres voladores representan el sueño del hombre de ser libre, la innovación política y filosófica a la que se negaban los conservadores de la época. Por el tipo de vuelo con unas alas tan débiles, también significa la inestabilidad, la irracionalidad humana y la inconstancia de la fortuna. Un vuelo que, pese a la placidez aparente de la estampa, requiere de un esfuerzo por parte de los hombres para mantenerse en el aire, pues han de mover constantemente y de forma sincrónica sus brazos y piernas para batir las alas conectadas al cuerpo a través de las cuerdas. Un esfuerzo similar al que los liberales tuvieron que realizar para mantener sus ideas desde la Cortes de Cádiz.

En el año 1811, fray Francisco Alvarado, un religioso conservador antiliberal, que firmaba sus artículos como El filósofo rancio, comparaba las nuevas ideas afrancesadas con el deseo de volar: No probemos á volar con alas de cera, ni con máquinas aerostáticas. Si pisando por tierra firme tropieza un hombre, ¿Qué será embarcándose en un mal burro de palo? 

  • DISPARATE N.º 22 – DISPARATE DE TONTOS (1815 – 1819. Aguafuerte, Aguatinta, Punta seca sobre papel verjurado, ahuesado. Tamaño: 306 x 445 mm)

En esta lámina se ve a un grupo de toros volando por el aire o cayendo de él. Inicialmente puede representar un simple sueño desasosegado del artista con el mundo taurino, tema muy recurrente en la obra de Goya al que dedicará dos series gráficas de extraordinaria novedad, los aguafuertes de la Tauromaquia y, ya durante su exilio en Burdeos, la serie de litografías de los Toros de Burdeos.

REFERENCIA BIBLIOGRÁFICA

  • Museo Nacional del Prado.
  • Goya. Maria Linares. Editorial Könemann.

TAMBIÉN TE PUEDEN INTERESAR LAS SIGUIENTES PUBLICACIONES:

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios analizando su navegación en nuestra web y cómo interactúa con nosotros para poder mostrarle publicidad en función de sus hábitos de navegación. Para consentir su utilización, pulse el botón “Acepto”. Puede obtener más información consultando nuestra Política de Cookies, o puede gestionar sus Preferencias de Cookies.    Política de Cookies
Privacidad